Fisioterapia oncológica


Que es la Fisioterapia oncológica

La fisioterapia oncológica es un campo de acción del fisioterapeuta cuyo objetivo es ayudar a recuperar, mejorar y mantener la función física de la persona con cáncer, mejorando su calidad de vida, independencia y bienestar en las diferentes etapas de la enfermedad. Ver Rehabilitación oncológica.

 

Cómo puede ayudarle el fisioterapeuta

Durante o después del tratamiento (cirugía, quimioterapia y/o radioterapia) pueden presentarse ciertos efectos secundarios que disminuyen la capacidad de gestionar el día a día de la persona; algunos de éstos síntomas pueden ser la disminución del movimiento de la zona afectada, falta de fuerza, problemas de coordinación, dolor, adherencias de la cicatriz, fatiga, neuropatía, hinchazón de la extremidad, osteoporosis, incontinencia urinaria,…
 

Buscar la ayuda de un fisioterapeuta puede que no sea su primera intención si está en una fase de recuperación, pero puede que le sorprenda conocer que la fisioterapia puede ayudarle a prevenir y mejorar muchas de estas condiciones, ayudando a restablecer su bienestar y calidad de vida.


En qué momento de la evolución puedo consultar con el fisio

 

Pre-cirugía

Exploración pre-quirúrgica con el objetivo de detectar factores que pueden influir en su recuperación y educación sanitaria para la prevención del linfedema, de problemas de movilidad de la zona operada (cuello, hombro, mandíbula, ...) y alteraciones en la micción/defecación entre otros.

 

Postoperatorio inmediato

El tratamiento se basa en ejercicio terapéutico y terapia manual para ayudarle a mantener y mejorar su nivel de funcionamiento después de la cirugía. Valoración y tratamiento si es necesario del edema postquirúrgico y estado de la cicatriz. Educación para la prevención y cuidados de la zona operada y prescripción de programas específicos de ejercicio terapéutico después de la cirugía/radioterapia.

 

Fase de recuperación

  • Prevención, valoración y tratamiento de problemas neuromuscoloesqueléticos causados por la enfermedad y/o su tratamiento, como por ejemplo alteraciones de la movilidad del hombro/columna cervical/ATM, debilidad y parálisis muscular, neuropatía periférica, problemas de equilibrio y coordinación, dolor, fatiga, osteoporosis.
  • Prevención, valoración y tratamiento del linfedema de brazo, pierna, cara/cuello y genitales; trombosis linfática superficial.
  • Tratamiento físico de la cicatriz.
  • Valoración y tratamiento de las disfunciones que pueden aparecer tras el tratamiento del cáncer de cabeza y cuello: retracción severa de piel y tejidos blandos limitando el movimiento, linfedema, trismus, parálisis.
  • Valoración y tratamiento de las disfunciones que pueden aparecer tras el tratamiento del cáncer a nivel ginecológico: alteraciones del suelo pélvico, linfedema, alteración de la imagen corporal, dolor, osteoporosis y fatiga.
  • Valoración y tratamiento de las disfunciones que pueden aparecer tras el tratamiento del cáncer de próstata: incontinencia urinaria, disfunción sexual y estreñimiento.
  • Valoración y tratamiento de las disfunciones que pueden aparecer tras el tratamiento del cáncer a nivel gastrointestinal: incontinecia fecal o de gases, estreñimiento crónico.
  • Manejo del estilo de vida: promoción de la actividad física. Asesorar y preparar para la adhesión a un programa de actividad física.
  • Valoración y tratamiento de la dificultad respiratoria.

 

Fase de enfermedad progresiva

El fisioterapeuta puede ayudar a mejorar la calidad de vida de diferentes maneras:

  • Aliviar el dolor y otros síntomas
  • Mejorar la movilidad, flexibilidad y coordinación.
  • Mejorar la  respiración proporcionando técnicas de educación y relajación para ayudar a contrarestar la disnea. 
  • Mejorar la circulación de retorno.

nuestros servicios y TRATAMIENTOS

  • La terapia manual junto con técnicas de movilización del tejido conjuntivo y el masaje  ayudan a mejorar la movilidad de huesos, articulaciones, fascias, músculos, tendones y sistema nervioso, y a recuperar la elasticidad de las zonas de la cicatriz y de adherencias. 
  • Prescripción de programas específicos personalizados de ejercicios terapéuticos para mejorar la fuerza, la resistencia, los patrones de movimiento, prevenir la fatiga, osteoporosis…
  • Entrenamiento postural.
  • Asesorar y preparar para la adhesión a un programa de actividad física.
  • Evaluación periódica de la evolución.
  • Colaborar con su equipo médico para equilibrar su atención.
  • Toma de conciencia corporal y planificación de pautas cognitivo-conductuales   beneficiosas para usted.
  • Terapia manual, técnicas osteopáticas y métodos instrumentales para el entrenamiento del suelo pélvico.