Fisioterapia oncológica y neuromusculoesquelética (NME)

Nuestro cuerpo funciona como una gran orquesta compuesta de diferentes instrumentos (músculos, articulaciones, fascias, huesos) y es coordinada por un director, el sistema nervioso, para asegurar el mejor sonido (un movimiento armónico y estabilidad). Cuando se presenta una lesión o dolor, los diferentes instrumentos y el director de orquesta funcionan de manera desorganizada (alteraciones del movimiento) tocando piezas fuera de tono como dolor de espalda, dolor de cuello, dolor de hombro, dolor de cabeza, artrosis… entre otras.

Tanto la propia enfermedad oncológica como su tratamiento pueden afectar en la función de esta orquesta con la aparición de cambios físicos y disfunciones.

La fisioterapia puede prevenir y mejorar dichos problemas, restablecer la función y mejorar la calidad de vida y bienestar utilizando la exploración, el diagnóstico, el razonamiento clínico y un tratamiento personalizado.


  • Alteraciones en la movilidad del hombro y columna cervical.
  • Alteraciones en la movilidad de la columna cervical, de la región craneomandibular y craneofacial. Trismus.
  • Dolor.
  • Neuropatía Periférica.
  • Fatiga.
  • Osteoporosis.
  • Alteración del equilibrio y la coordinación.
  • Desentrenamiento generalizado.
  • Cicatriz retráctil