Fisioterapia oncológica y linfedema

Qué es un linfedema

El sistema linfático recoge parte del fluido y proteínas de gran tamaño de los tejidos de nuestro cuerpo y lo transporta hasta el torrente sanguíneo. La linfa es transportada de forma lenta a lo largo de los vasos linfáticos y transcurre por algunas estaciones de filtrado que se denominan ganglios linfáticos.

El linfedema se presenta cuando el drenaje normal del sistema linfático se ve dañado o bloqueado, generando una acumulación anormal de líquido rico en proteínas en pierna, brazo, cuello y cara entre las regiones más frecuentes. Este daño ha podido ser causado por una “malformación” congénita o hereditaria del sistema linfático, denominándose linfedema primario; o bien, por una insuficiencia del sistema linfático como resultado de una extirpación quirúrgica de los ganglios linfáticos en procesos oncológicos, de la radioterapia o de una lesión traumática, denominándose en estos casos linfedema secundario.


Qué síntomas acompaña el linfedema secundario

El síntoma más común es la hinchazón en la región del cuerpo afectada por una cirugía oncológica con extirpación de los ganglios linfáticos (de axila, ingle, pelvis, cuello) y/o radioterapia en la zona. También puede haber sensación de pesadez de la zona, sensación de menos flexibilidad de las articulaciones afectadas, anillos o zapatos que se vuelven más estrechos…

Si ha sido sometida/o a alguna de los tratamientos citados anteriormente no tienes porque presentar un linfedema, hay personas que no lo presentarán nunca, otras pasado unos meses del tratamiento o incluso años después. Pero si es importante que adoptes una serie de estrategias para prevenir su aparición.

 


El tratamiento físico del linfedema

El linfedema puede ser tratado con una combinación de terapias englobadas dentro de la Terapia Física del Edema:

  • Drenaje Linfático Manual
  • Vendajes multicapas
  • Prendas de contención
  • Cuidados de la piel y de la región afectada (brazo, pierna, cuello, genitales)
  • Presoterapia
  • Medidas posturales

Nuestras fisioterapeutas han recibido formación en la gestión y manejo del linfedema de las principales metodologías (Dr. Vodder Schule,  Método Leduc y JC Ferrandez). Nuestra fisioterapeuta Herminia García podrá informarle sobre el servicio y responder a sus preguntas.

Asesoramos y preparamos a la persona para el regreso a la actividad física y las actividades de la vida diaria y mantenemos una evaluación periódica de la evolución.

Colaboramos con su equipo médico para equilibrar su atención.


Trombosis linfática superficial (Axillary web síndrome)

Puede aparecer después de la cirugía de los ganglios linfáticos axilares, sintiéndose bajo la piel unas pequeñas y sensibles cuerdecillas que se inician a nivel de la axila y recorren la cara interna del brazo hacia el codo, pudiendo dificultar la movilidad del hombro y codo. Su aparición será en la primeras semanas tras la cirugía.

La fisioterapia puede ser muy eficaz en las etapas iniciales, mediante la movilización de tejidos blandos, técnicas miofasciales, liberación del tejido cicatricial, ejercicios de estiramiento suaves y progresivos, reeducación de la postura, entre otros.

Más información.