Síndrome de vejiga hiperactiva (II).

Hace dos meses que Juan vino al servicio de fisioterapia uro-ginecológica de Airpac por presentar síntomas de aumento de la frecuencia miccional e incontinencia urinaria de urgencia (pérdida involuntaria de orina asociada a necesidad imperiosa y repentina de orinar) de 4 meses de evolución. Estaba muy desanimado por su nueva situación que le hacía estar pendiente de ir cada hora al lavabo y para evitar accidentes de manchado de ropa había decidido llevar protectores absorbentes. A parte estaba realizando tratamiento farmacológico con anticolinérgicos, pero de momento sus síntomas urinarios habían mejorado muy levemente y sufría de sequedad de garganta.

Durante la primera visita nos explicó que hacía cuatro años le operaron de hernia inguinal y tuvo una retención de orina post quirúrgica. Ese mismo año le operaron de hiperplasia benigna de próstata mediante la técnica de láser de hólmium. Dos años más tarde le diagnosticaron cáncer de próstata y realizó tratamiento de radioterapia, siendo un año después de acabar la terapia cuando le aparecieron los síntomas urinarios descritos.

Una vez completada la historia clínica de Juan se realizó una exploración inicial para posteriormente plantear un tratamiento personalizado.

Después de 10 sesiones de fisioterapia la progresión ha sido satisfactoria. La frecuencia miccional ahora es de 2 o 3 horas, los síntomas de urgencia han disminuido y no necesita utilizar protectores.

Actualmente se está trabajado conjuntamente con el equipo de onco-urología para dejar la medicación (anticolinérgicos) que tomaba. Es importante resaltar la implicación y trabajo activo de Juan en su recuperación, ya que desde el inicio del tratamiento comprendió la importancia de realizar los ejercicios y se mostró muy colaborador en hacer los cambios conductuales propuestos.

Como ya hemos explicado en una primera entrada del blog, después de la radioterapia en el tratamiento del cáncer de próstata pueden aparecer síntomas de almacenamiento, vejiga hiperactiva y obstrucción del flujo urinario (1). El tratamiento para los pacientes con  vejiga hiperactiva incluye tratamientos de primera línea como las intervenciones de estilo de vida, ejercicios de suelo pélvico, con o sin biofeedback y entrenamiento de la vejiga (2,3). Existe evidencia científica que abalan la aplicación de la electroterapia transcutánea neuromoduladora del nervio tibial posterior, pero se recomiendan más estudios para determinar las modalidades de tratamiento y su efecto a largo plazo (4,5,6). Otros estudios abalan las técnicas de liberación miofascial en la mejora de los síntomas urinarios (4). Los medicamentos anticolinérgicos se utilizan para tratar este síndrome, pero para algunos pacientes puede ser difícil de tolerar o ineficaces (3). En caso de que no funcione el tratamiento conservador existen terapias más invasivas (toxina botulínica, neuromodulación o intervención quirúrgica) y que el urólogo aconsejará según cada caso. (2)

 

(1)  Haab F, Beley S, Cornu JN, Culine S, Cussenot O, Henneguin. Urinary and sexual disorders folliwing localised prostate càncer management. Bull Cancer. 2012; 97 (12): 1537-49

(2)  Arnold J, McLeond N, Thani-Gasalam R, Rashid P. Overactive blader syndrome-management and treatment opcions. Aust Fam Physician. 2012; 41(11):878-83.

(3)  Kwon C, Sand PK. Conservative therapy for overactive bladder: pelvic floor exercises. Curr Urol Rep. 2002;3(6):458-62.

(4)   Burton C, Sajja A, Latthe PM. Effectiveness of percutaneous tibial nerve stimulation for overactive bladder: a systematic review and meta-analysis. Neurourol Urodyn. 2012;31(8):1206-16

(5)  Johnsen NV, Osborn DJ, Dmochowsku RR. The role of electrical stimulation techiques in the management of the male patient with urgency incontinence. Curr Opin Urol. 2014;24(6):560-5.

(6)  Moossdorff-steinhauser HF, Berghmans B. Effects of percutaneous tibial nerve sitmulation on adult patients with overactive bladder syndrome: a systematic review. Neurol Urodyn. 2013;32(3):206-14.