Conocer el linfedema

El sistema linfático recoge el exceso de líquido y proteínas (linfa) desde los tejidos del cuerpo hacia el torrente sanguíneo. La linfa se mueve de forma lenta a lo largo de la red de vasos linfáticos pasando por unas estaciones de filtrado, conocidas como ganglios linfáticos.

Un edema se produce cuando hay un exceso de líquido en los tejidos corporales de una zona del cuerpo y sus causas pueden ser diversas.

Si el origen del edema es un sistema linfático que empieza a funcionar incorrectamente y el fluido se acumula en exceso (como cuando un río crece e inunda las tierras vecinas), lo conocemos como linfedema. La cantidad de fluido en aquella zona es mayor que la capacidad del sistema linfático de transportarlo. Entonces podemos decir que el linfedema es una acumulación anormal de líquido, proteínas y otras partículas en los tejidos, que nosotros observaremos como un aumento del volumen de la extremidad o zona afectada (pierna, brazo, cuello entre las más frecuentes).

El  linfedema puede ser primario o secundario. Cuando el drenaje normal se ve interrumpido o dañado por una deficiencia congénita o hereditaria del sistema linfático se conoce como linfedema primario y puede aparecer sin una causa obvia en diferentes etapas de la vida (normalmente al nacer o durante el primer año, durante la pubertad o hacia la menopausia). Cuando el drenaje se ve interrumpido o bloqueado como secuela del tratamiento de ciertos tipos de cáncer (cirugía de los ganglios linfáticos, radioterapia), procesos infecciosos y otros, se conoce como linfedema secundario.  Un 10% de las pacientes que han sido tratadas de un cáncer de mama (vaciamientos ganglionares, radioterapia axilar) desarrollaran un linfedema en el brazo.  

Pero no todos los edemas son linfedemas. Podemos pensar en un linfedema cuando conocemos que nuestro sistema linfático tiene una deficiencia (otros casos en la familia, cirugía con vaciamiento ganglionar, radioterapia, entre las más frecuentes) y el edema aparece en aquella región del cuerpo. Si se padece una insuficiencia cardíaca o hepática, una nefropatia o una insuficiencia venosa el especialista médico tendrá que descartar otras causas de edema. De igual forma, la tumefacción alrededor de la cicatriz después de una cirugía de los ganglios linfáticos no se considera linfedema.  

¿Cuáles son los síntomas y signos de linfedema? El síntoma más común es la apariencia de hinchazón en la región del cuerpo donde se ha llevado a cabo la cirugía de los ganglios linfáticos y/o radioterapia.  También tener sensación de que el reloj, o la ropa, o los zapatos van más ajustados . Sensación de pesadez de la zona, ligera tirantez de la piel.

¿Qué hacer ante estos síntomas? Ponerse en contacto con su equipo médico y equipo especializado en el tratamiento del linfedema para un diagnóstico correcto y una valoración apropiada. El tratamiento adecuado  le ayudará a mejorar y en una fase inicial será más eficaz.

En las próximas entradas trataremos: “Tratamiento y manejo del linfedema”, “¿Cómo me puede ayudar la fisioterapia?”, “¿Qué puedo hacer yo para prevenir la aparición del linfedema?".